NUESTROS CUENTOS

CAROL Y SOFIA


carol.jpg

Carol era una chica que lo tenía todo: ropa, los mejores chicos, y sobre todo un montón de dinero, una mansión y un cuarto como un palacio. Ella no se comportaba muy bien con la gente que digamos. Era una chica que mandaba en ese lugar. Un día conoció a un chico llamado Adrián que le enseñaba cosas muy bonitas y, sobre todo, le mandaba poesías sobre el amor que sentía por ella. Carol estaba en la misma clase que él, se querían un montón, la defendía a todas horas, minutos y segundos. Al pasar el tiempo Adrián se había hartado de Carol, de sus cosas, sus tacones, sus pulseras, los chicos con quienes había estado. En el recreo conoció a una niña llamada Sofía que se la presentó su amiga Lucía. Esa chica estaba en la otra clase y poco a poco fue enamorándose de ella. Un inesperado día le dijo que la quería. Desde ese día empezó a mandarle cartas y poesías declarando su amor por ella. La chica respondió con sorpresa y poco a poco fue enamorándose de él. Pasadas unas semanas empezaron a salir y fueron novios. Carol intentó separarlos diciéndole cosas de ella y él se las fue creyendo. Su relación se rompió le decía. A ella le fueron llegando rumores y entendió que no vale la pena enamorarse de alguien que no conoces de verdad.
María C., 5º A

LA MONTAÑA EMRUJADA



mountain.jpg


Érase una vez dos amigos muy amigos que se llamaba Tom y Elsa, y eran compañeros de clase.Un día los maestros decidieron ir a visitar una montaña que había cerca de allí. Tom y Elsa estaban muy nerviosos porque querían conocer ese lugar. Cuando llegaron, el director dijo:
- Alumnos, escuchemos a los monitores de la excursión.
-¡Sí, señor director! - respondieron los alumnos.
- Bueno, esta montaña tiene más de un siglo, sobre todo tiene algo muy especial, pero no sabemos qué es, porque todavía no lo hemos descubierto. Pero tarde o temprano lo averiguaremos - siguió hablando.
Elsa le preguntó a Tom:
- ¿Por qué no vamos a averiguar ese misterio?
- ¡Estás loca, ¿cómo vamos a ir allí? ¡Puede ser peligroso! - contestó Tom.
- ¿Por qué no? ¿Eres muy tímido o que? - preguntó Elsa con voz de listona.
- No es que tenga miedo sino que como nos pillen se lo dirán a nuestros padres y no podremos ir dentro de nueve meses - respondió Tom muy asustado de pensarlo.
- Venga Tom, no seas tímido, sólo es un vistazo nada mas, por favor - dijo Elsa suplicándole.
- Está bien, pero si nos pillan es por tu culpa ¿de acuerdo? - dijo Tom.
- Vale, y ¿a qué esperamos? ¡Vamos a explorar!
Cuando Tom y Elsa llegaron al lugar se quedaron boquiabiertos de ver esa magnífica montaña.
- ¡Vaya, qué chulo! - dijo Elsa.
- ¡Sí, es extraordinaria!
Después de un rato, Tom se cayó y se abrió una puerta gigante.
- ¡Tom, has descubierto el secreto! - dijo Elsa, entusiasmada de la alegría que le dio cuando vio esa
gigantesca montaña enfrente de sus ojos.
- ¿Que he descubierto el secreto? ¿Qué secreto? - dijo Tom.
- ¡El secreto de la montaña, tontorines!
- Venga, ¿a qué esperas? ¿Lista para poder entrar? - dijo Tom.
Los dos amigos entraron para ver el misterio que había dentro de esa montaña.
Al entrar vieron que dentro de ella se descubría un lugar muy acogedor, con sillas, tres sofás, una pequeña mesa para cuatro personas, una pequeña cocina con todo tipo de electrodomésticos para poder hacer todo tipo de comidas y lo que más les sorprendió fue la televisión de pantalla plana.
Ellos se creyeron que allí vivía alguien, pero una voz dijo:
- Aquí no vive nadie desde que yo nací.
- ¿Quién eres tú?
- Yo soy la montaña, que vivo aquí hace mucho porque me echaron una maldición y con mis poderes pude construir esta pequeña casa para que alguien se pudiera refugiar por el mal tiempo.
- Bueno, nosotros queríamos saber qué secreto era el que había que descubrir - dijo Elsa.
-Sí, para eso hemos venido, para descubrirlo. Teníamos curiosidad – dijo Tom.
- Pues, que sepáis que esto es vuestro refugio por si acaso - dijo la montaña.
- Oye, por si acaso, ¿cómo es tu nombre?
- Mi nombre es Alexia - dijo la montaña.
- Creo que nos vamos a tener que ir - dijo Elsa.
Cuando los dos amigos se montaron en el autobús, le dijo Tom a Elsa:
- Oye Tom ¿has visto cómo hablaba la montaña?
- Sí, parecía que estaba embrujada - dijo Elsa.
Y todos los días por la tarde iban a visitar a su amiga Alexia.

Esther, 5º A


EL ARBOL QUE NO DABA FRUTOS


arbol.jpg



Erase una vez un pueblo en el que vivía un hombre llamado Domingo. Domingo era un hombre bueno, amable y sincero. Al lado de su casa había un árbol muy importante para él. Cuando su mujer murió, la enterró donde ahora está el arbol. Días después vió que había un árbol donde la había enterrado. Todas las primaveras echaba frutos. Pero esta vez no.
-¿Pero qué pasa? ¡Si estamos en primavera! ¿Por qué no echa fruto?
Con muchas preguntas se entró en su casa y se sentó en el sillón. Poco después se durmió. Cuando se había quedado dormido, por la ventana entró una luz tan intensa que despertó a Domingo.
Domingo salió a la puerta y vio que el arbol estaba brillando y una voz dijo:
- No has regado el árbol.
- Lo siento, no me acordaba - dijo Domingo.
- Tienes que regarlo.
Y la luz se fue perdiendo poco a poco Domingo se fue a por un cubo y desde ahora lo riega todos los días.

Beatriz, 5º A

DIANA Y PEGASO

pegaso.gif
En la Edad Media siempre creyeron que ni las criaturas mitológicas ni los dioses existían pero, en esta historia todo es diferente....

Había una vez una chica llamada Diana. Esta chica convivía con su madre y su abuelo, ya que su padre murió en un combate. Un día Diana vio a una adivina que le dijo que se le acercara y le preguntó:
-¿Eres tú Diana Molina?
Ella contestó:
-Sí soy yo, ¿necesitaba algo?
La adivina le dijo:
-El fantasma de tu padre se te anunciará para decirte algo y aunque no sé el qué, no creo que sea nada bueno.
Diana no le hizo caso y fue corriendo a su casa. Al día siguiente, al alba, algo despertó a la chica. El ruido venía del huerto. Cuando llegó, una sorpresa tal se llevó que cayó al suelo desmayada, y es que acababa de ver el fantasma de su padre. Al despertar, se encontró en una sala grandísima, bañada en oro y con cientos de estatuas bañadas en platino. Parecía un palacio, de hecho, lo era. Se encontraba en el Olimpo, la casa de los dioses y al lado suya se encontró al fantasma de su padre. Muy asustada se echó contra la pared y preguntó:
-¿Cómo puede estar pasando esto?
-Pues pasando, es la realidad.
Contestó su padre.
-¿Qué quieres papá?
-Quiero que nos ayudes. Existe muy cerca de aquí una bestia horrible, el Minotauro, mitad hombre, mitad toro. Hay que acabar con él.
-¿Y cómo lo haré?
-Con el magnífico caballo alado, Pegaso.
Diana fue hasta el sur de Grecia, bien armada y con Pegaso. Consiguieron vencer fácilmente al Minotauro y aún hoy en día se contempla en el cielo una constelación que forman a una chica montada en un pegaso y luchando contra un minotauro.

Andrea, 5º B

EL GATO Y EL RATÓN


gato.jpg
Érase una vez un matrimonio que, después de comprarse una nueva casa, como les gustaban mucho los animales, decidieron quedarse con una gata. Una gata con el pelo muy suave y de color blanco. Tenía los ojos verdes y era muy mansa. Era mansa, hasta que conoció a sus nuevos vecinos, ni nada más ni nada menos que a sus enemigos. Por supuesto, son los ratones.
Blanca, que era el nombre que le pusieron a la gata, tenía muchas ganas de cazar a alguno de los dos ratones. Pero los ratones no eran tontos, al contrario: eran listísimos. Muchas veces Blanca lo ha intentado, pero de todas ellas, en ninguna ha logrado cogerlos. Por ejemplo,
una vez, cuando los dos ratones llegaron a la cocina para recoger algún trozo de queso, mientras que Blanca estaba durmiendo, lograron al fin y al cabo su misión. Y de vuelta a casa, como eran tan ágiles, se deslizaron por el lomo del animal como si fuera un gran tobogán. Después de esto, Blanca se despertó y les siguió, sin que éstos se dieran cuenta, y cuando lo hicieron echaron a correr.
Como el queso pesaba mucho y el peso les hacía menos hábiles, decidieron dejarlo en un rincón y después recogerlo. Pero la gata, en vez de seguirlos, decidió coger el queso y hacer una trampa con él. Y...¡exacto! Tuvo una buena idea, pero los ratones no eran tan tontos para caer en una de las trampas de Blanca.
La idea de hacer una trampa con el queso, era buena. La mala era dejar el queso en el mismo sitio y al esconderse tan mal, asomar el rabo. Por supuesto, los ratones se dieron cuenta y, en vez de coger el queso de la trampa de la gata, se fueron por otro pasillo y de nuevo cogieron queso de la cocina. Después de hacer dicho proceso, los ratones se comieron el queso tranquilamente en su ratonera, mientras que Blanca esperaba a que aparecieran.
Los amos de Blanca, al ver que su mascota se tiraba horas durmiendo y aburrida, decidieron comprarle, o mejor dicho regalarle, un compañero o amigo con el que entretenerse.
Cuando Blanca se enteró de la estupenda noticia para ella, lo primero que se imaginó fue a un gato muy ágil y hábil con una capacidad magnífica de cazar ratones. Y pensó bien, ya que el gato nuevo en su casa, era exactamente como ella había previsto.
Por otro rincón de la casa, ocurría otra buena noticia. La pareja de ratones, tuvo ocho descendientes, todos ellos igual de listos que sus padres.
El nuevo gato tenía el pelo de color marrón claro y también tenía los ojos verdes, muy parecidos a los de Blanca. Era del mismo tipo de la gata y eran iguales excepto en el color de pelo. Al gato lo llamaron Chocolate.
Como Blanca se imaginó, el gato era único, y cazaba los ratones en cualquier momento. Los amos de los gatos estaban muy contentos, ya que éstos eran inseparables. Blanca le fue contando a Chocolate cada una de las historias que había vivido junto con los ratones y según contaba en ninguna tenía éxito. A la vez que Blanca le decía a su compañero las anécdotas de pe a pa, éste la interrumpía dándole consejos para que en la próxima vez no fallara.
Mientras tanto, la familia de ratones crecía y todos se iban poniendo al día. Pero no tenían miedo, ya que sabían que si era del mismo tipo de Blanca, no les haría ningún rasguño.
Después de unos meses, también Blanca fue madre de otros ocho gatos, cuatro iguales a Chocolate, y cuatro iguales a ella.
Cuando los gatos y los ratones tuvieron la edad suficiente, los ratones salieron de su ratonera y los gatos estaban al acecho.
Y aunque en muchas ocasiones los gatos ganan a los ratones, en esta ocasión los ratones ganan a los gatos.

Laura, 5º A

UNA EXTRAÑA EXCURSIÓN



flor.gif



Era un día soleado, un perfecto día de excursión. Toda la clase fuimos de excursión a visitar un bosque de Córdoba con la señorita, porque teníamos que hacer un trabajo de Conocimiento del Medio. Beatriz nos enseñaba plantas venenosas, arbustos enormes y flores hermosas.
De repente, Marta, José María, Andrea y yo vimos una flor tan bella que nos pusimos a describirla en nuestro cuaderno. Sin darnos cuenta, la clase se había alejado, probablemente se habían ido a las cabañas, pero nosotros no sabíamos ir. ¡Estábamos perdidos! Caminamos todo recto, a través del bosque, cuando, de repente, José María gritó:
-¡Una cueva, hemos encontrado una cueva!.
Como empezaba a atardecer, nos refugiamos en ella. Pasó un cuarto de hora, más o menos, y en el cielo sonaban cascabeles y y al fondo se oía una risa ...:
-¡Ho,ho,ho!.
Andrea, emocionada, gritó:
-¡Es Papá Noel!
Aterrizó su trineo delante nuestra y con una gran sonrisa nos preguntó :
-¿Qué hacéis aquí?
Yo le expliqué lo que nos había ocurrido y él nos invitó a subir a su trineo para completar nuestra excursión. Nos llevó a su fábrica de regalos, nos presentó a casi todos los duendes y, como estábamos hambrientos, nos dio de comer a cada uno un buen bocadillo de jamón y un poco de turrón.
Ya era demasiado tarde, hora de regresar. Nuevamente montamos en su magnífico trineo, surcamos el cielo, tocábamos las nubes y, sin que nadie se diera cuenta, aparecimos en frente de las cabañas.
Cuando la seño nos vió nos preguntó qué es lo que había pasado. Yo, llena de felicidad, le dije:
- "Hemos hecho una excursioń con Papá Noél".


Inma, 5º B


LA PRINCESA DEL VESTIDO NUEVO


princesa.jpg


Erase una vez una princesa que se llamaba Susana. Era muy guapa, tenía el pelo oscuro y los ojos verdes. Vivía en un pueblo en el que todos la querían mucho, tanto, que le regalaron un vestido nuevo de color rosa clarito. Fue a la tienda a recogerlo.
- "Mamá, voy a la tienda a recoger el vestido que me ha regalado la gente del pueblo."
- "Te mucho cuidado, Susana." - dijo su madre.
Susana llegó a la tienda y vio un vestido muy bonito y dijo:
- "¿Quién ha hecho este vestido?"
- "He sido yo." - dijo una joven.
- "¡Es muy bonito! ¿Cuánto vale?" - preguntó Susana.
- "Nada, porque te lo ha regalado la gente del pueblo."
Susana cogió el vestido y se marchó.
Al día siguiente fue la fiesta del palacio. Cuando llegó al salón del baile, un príncipe llamado Alberto se enamoró perdidamente de ella y le preguntó:
- "¿Quieres bailar conmigo?"
- "Acepto, príncipe Alberto." - contestó ella.
Bailaron toda la noche y, al acabar la fiesta, le dijo el príncipe a la princesa que si se quería casar con él. Ella dijo:
- "Sí, quiero casarme contigo. Pero antes tienes que contratar a la costurera que me hizo este vestido, porque por este vestido te has fijado en mí."
Se casaron, fueron muy felices, y a la costurera ya nunca le faltó el trabajo porque era la encargada de vestir a todos los del castillo.

Andrea Mª. 5º B


LA PRINCESA Y SUS AMIGAS ARDILLAS

ardilla.jpg

Erase una vez una princesa llamada Luisa. Era muy guapa, rubia y con ojos verdes.
Un día decidió sallir del castillo e ir al bosque. Cada vez iba más hacia dentro y se hacía más oscuro. Hasta que llegó a una esplanada donde lucía el sol, había miles de flores y pajarillos cantando. En el centro del campo había un árbol. La princesa se acercó y vio que había una pequeñita ardilla llorando, y la princesa le preguntó:
- "¿Qué te pasa?"
Y la ardilla le contesta:
- "¡No tengo comida! Y tengo que alimentar a mi familia."
La princesa le dijo:
- "¿Dónde está tu familia?"
- "Ven, te la enseñaré." - dijo la ardilla.
Era una familia muy grande, mamá, papá y tres pequeñitas ardillas.
- "¿Ves? Esta es mi familia."- dijo la ardilla.
Se iba haciendo muy tarde y la princesa tenía que irse. El árbol en el que vivía la familia ardilla le dijo con voz grave:
- "Coge uno de mis frutos y se lo das a la familia ardilla, y seguro que nunca más volverán a pasar hambre."
La princesa lo cogió y se lo dio a la familia ardilla.
- "Tomad, compartid este fruto para todos y nunca más volceréis a pasar hambre." - dijo la princesa.
Al cabo de una semana volvió otra vez la niña. Cuando se asomó a la casa de las ardillas todos se pusieron muy contentos de volver a verla. La mamá ardilla, muy nerviosa, le dijo:
- "Gracias."
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado y esta familia hambre no ha pasado.

María M., 5º B


AMOR PACTADO


amor_pactado.jpg

Esta historia transcurre en la época medieval, donde los padres deciden el casamiento de sus hijos.
Lisandro, un chico guapo, fuerte y valiente, enamorado de Anastasia, la prometida de su hermano, y prometido éste con la bella Lady Maria, enamorada a su vez de Federico, hermano de Lisandro y... ¡oh, qué lío!
¿Cómo solucionaré el problema? ¿Acaso alguien les podría ayudar?
Un día de primavera Lisandro se encontró con Anastasia y se sentaron en un banco del jardín después de un largo paseo. Ella, decidida, le dijo a Lisandro:
- "Mi querido Lisandro, mi corazón anhela estar con vos. Por favor, quedáos conmigo para siempre."
Lisandro, muy callado, la miró a los ojos hasta que sus labios se rozaron con una ternura infinita. De pronto apareció Federico que, muy enfadado, dijo:
- "¡Mi hermano, sois un rufián, habéis mancillado a mi dama y exigo un reto en ese mismo momento!"
Anastasia dijo:
- "Le besé yo, porque es a quién amo, y él me ama a mí."
Hubo un silencio profundo. Federico se vio liberado de ese amor y confesó que él amaba a Lady María, y que ella le correspondía.
Al día siguiente, los cuatro fueron a suplicar a sus padres que respetaran su amor. Los padres comprendieron lo importante que es casarse con la persona amada y consintieron en arreglar la situaciones.
Por fin todos felices.


Autora: Inmaculada P. 5º B

LA GRAN EXCURSIÓN DE MARINA

marina_esqui.jpg

Marina tenía 15 años, tres hermanos, un montón de amigos y todo un curso por delante. Marina estaba entusiasmada, aquel año iría a esquiar con la clase. En clase de gimnasia el profesor repartió las papeletas para ir la excursión. Ella no podía estar callada de la emoción y preguntó a sus amigas si era difícil esquiar. Ellas decían que no, que todo es cuestión de equilibrio.
Marina llegó a su casa y preguntó a sus padres si podía ir a la excursión. Sus padres lo pensaron y lo hablaron:
- "¿Cuándo será la excursión?" - preguntaron.
- "El viernes, y quisiera que me compráseis unos esquís nuevos".
- "Pero,... son muy caros." - respondieron sus padres. -"¿Puedes cuidar a tus hemanos el miércoles?" - añadieron.
- "Está bien." - dijo Marina.
Ya era miércoles, el único día para poder salvar su excursión. ¡Vamos allá! Sus padres se fueron y dejaron una nota en el frigorífico que ponía lo siguiente: "Baña a Laura y acuesta a tus hermanos a las diez."
Parecía fácil bañar a Laura, pero no lo era. Estuvo salpicando y gritando a Marina, depués salió del baño y llenó toda la casa de agua y espuma. Al fin consiguió dejarla limpia y seca. Ahora debería limpiarlo todo. Cogió la fregona y se puso manos a la obra. Lo dejó todo limpio. Pero su hermano Max derramó un batido en la alfombra y también tuvo que limpiarlo. Ahora debía acostarlos. Eso no era tan difícil, sólo tenía que leerles un cuento a cada uno y taparlos.
Cuando vinieron sus padres todo estaba en orden y todos dormían. Marina se había ganado los esquís. El viernes en la excursión pudo presumir de ellos y se lo pasó de miedo.

Autora: Marta M. 5º B

LA RANA Y EL SALTAMONTES

rana.jpg

Érase una vez una rana llamada Pepa y un amigo suyo saltamontes llamado Patricio. Se pelearon por quién saltaba más alto y la rana Pepa le decía:
- "Yo salto más porque soy más grande."
Y el saltamontes Patricio le contestó:
- "No, yo salto más porque soy más pequeño."
Cuando pasó un tiempo decidieron hacer una competición. Asistieron todos los animales del bosque. El león Bob era el juez. La competición consistía en tres pruebas: saltar un árbol, saltar el ancho de un río y saltar ocho hipopótamos.
Los dos participaron con deportividad y quedaron empatados y se dieron cuenta de que los dos saltaban igual. Desde ese día no discutieron más.

saltamontes.png




Autor: Alvaro L. 5º B


LAS CASTAÑUELAS MÁGICAS

sirena.jpg
Esto era una vez una adolescente que amaba a un chico que estaba enfermo. Cuando el médico le comunicó a la chica que su amado iba a morir se echó a llorar en la orilla del mar. Una sirena la vió llorar y se conmovió. Entonces la sirena le dió sus castañuelas mágicas y le dijo que si tocaba con ellas al joven, se recuperaría y entre ellos nacería un romance milagroso. Entonces la muchacha fue a ver al joven y le tocó con las castañuelas. Rápidamente se curó pero, ella estaba tan obsesionada con las castañuelas que no nació ningún romance milagroso y el joven desapareció para siempre.
Al ser anciana, la mujer lanzó las castañuelas al mar y dijo:
- "Esto te pertenece amiga sirena."
Las castañuelas las recogió una chica que nadaba por allí cerca y se las llevó a su casa. Ese mismo día, una chica extraña la visitó y dijo ser la dueña de las castañuelas. La chica que había encontrado las castañuelas le dijo que enseguida subía a buscarlas mientras que su madre le servía un zumo. La adolescente, que se llamaba Esther, sospechó de aquella chica tan rara. Así que le dijo que había perdido las castañuelas y que lo sentía. Aquella chica se manchó con el zumo y salió corriendo hacia el cuarto de baño, Esther la siguió y se encontró con una sirena de pelo añil, ojos añil y cola añil entonces la sirena le dijo:
- "Ahora que me has visto como sirena, las castañuelas son tuyas. Pero recuerda esto: No te obsesiones con las castañuelas o se hará todo lo contrario a lo que desees".
Y en una luminosa luz añil la sirena desapareció. Entonces alguien tocó a la puerta y era Alex el chico que le gustaba a Esther que estaba enfermo. Y,sin querer, Esther tocó a Alex con las castañuelas y se puso bien.
Alex y Esther se casaron de adultos, pero no por las castañuelas sino por su amor verdadero y, al ser anciana, lanzó las castañuelas al mar y la sirena las recogió y al final todos quedaron contentos.

Autora: Andrea M. 5º B




¿DÓNDE ESTÁ KIKA?

gatos.jpg

Sara vivía a las afueras de la ciudad .En una casa grande, con sus padres.
Ella era delgada y rubia, tenía los ojos de color verde como las hierbas de un prado. Muy simpática y también un poco tímida.
Sara tenía una gata llamada Kika, que era cariñosa pero a veces también arisca. Se la había regalado una amiga de su madre. De color grisáceo, de ojos verdes y muy gordita.
Un día soleado Sara quedó con su amiga Isabel para enseñarle su nueva gata. Cuando llegó a su casa se pusieron a buscar a Kika, pero no la encontraron.
- "¡Misi! ¡Minino!" - gritaba Sara.
- "¡Kika! ¡Kikaaaaa!" - lla
maba Isabel.
No la encontraron, así que se pusieron a jugar a la pelota.
Cuando paso la tarde Isabel se marchó. Sara se quedó sola. Sus padres estaban trabajando y no regresaban hasta el anochecer. Sara se fue a su cuarto y allí se puso a leer un cuento, ”El parque solitario”, que trataba sobre unos amigos que jugaban y con la
imaginación creían que estaban en un mundo pirata. En el momento más emocionante, cuando iban a tirar a la princesa Robustiana al pozo, sonó un ruido raro que venía del cuarto de sus padres. Con un poco de miedo, andando muy despacio, fue para allá y vio en el armario a Kika con cinco pequeños gatitos. Dos eran blancos, uno negro y los dos últimos romanos.
Sara saltaba de alegría.
Y colorín colorado este cuento gatuno se ha acabado.



Autora: María C. 5º B

=
EL ATAQUE DE LOS ZOMBIES
acampada.jpg

=

Día 28 de junio. Vamos toda la clase de excursión a Cazorla durante una semana entera. Por la noche hacemos sederismo nocturno y los amiguetes de mi grupo, llamado "La mafia Italiana", vamos muy asustados. Esa noche acampamos allí. Yo compartía la tienda de campaña con Alberto. De repente, Alberto y yo escuchamos un ruido, a eso de las cuatro de la mañana, y a nuestro lado había dos pistolas: a mi lado había una Gundregraff y al lado de Alberto una Browning. Salimos fuera, y todos nuestros compañeros, excepto "La mafia Italiana" eran zombies, hasta la señorita. Pablo tenía una MP40, Dani un Bazooka e Ismael una Mágnum, y empezamos a disparar a todos nuestros compañeros zombies, y murieron. A la mañana siguiente todo volvió a la normalidad y abrazamos a todos nuestros compañeros de la felicidad que nos dio. Ese fue el mejor día de "La mafia Italiana" y aquí acaba mi terrorífica historia.

Adrián C. 5º B



MAX, EL TERNERO PEREZOSO

ternero.jpg

Acaba de nacer Max. Es un ternero blanco y castaño.
- ¡Levántate, Max! - le dijo Petra, su madre. ¿No ves que los demás se van a jugar al prado ya?
Pero Max sigue tumbado.
Entonces llegan otras vacas para animarlo.
- ¡Arriba! ¡Arriba! ¡Max, vamos!
Pero Max sigue sin moverse. A Petra le da verguenza tener un hijo tan perezoso. Más tarde llega Lolina, una ternerita muy simpática. Ella se acerca a Max y le dice:
- ¿Te vienes a jugar conmigo?.
¡Y,... hop! Max se levanta y se va a jugar con Lolina.
Ahora se acaba de convertir en un ternerito muy juguetón.

Aurora C. 5º B




=
BUSCANDO A LA NINFA
ninfa.png

=

Clara era una niña muy curiosa, siempre se metía donde no debía.
Un día fue a su desván, su mamá le había prohibido a ella y a su hermano pequeño, Alex, subir allí. Alex tenía 4 años y le llevaba 2 a Clara.
Alex no quería subir allí, pero su hermana no iba a subir sola. Clara encendió la luz del desván para ver un poco, y vio algo que se movió, corriendo, para esconderse. Después todo quedó muy tranquilo. Pero, de pronto, algo o alguien abrió la ventana y escapó. Alex y Clara se quedaron muy asombrados porque vieron unas alas muy grandes y bonitas. Y Alex dijo que se parecían a las de una mariposa. Se quedaron un rato en el desván preguntándose qué sería lo que habían visto, hasta que oyeron a su mamá diciendo que la cena ya estaba lista. Bajaron corriendo para que su mamá no subiera y viera que la habían desobedecido. Cuando llegaron a la cocina, Clara le preguntó que porqué no podían subir al desván y ella contestó que era porque había cosas peligrosas y se podían hacer daño.
Pasaron los días y cada tarde subían al desván. Y por fin un día descubrieron de qué se trataba. Las alas le pertenecían a una ninfa. Parecía una niña, excepto porque tenía unas preciosas alas y por un pequeño detalle: sus orejas eran puntiagudas. Se hicieron amigas de la ninfa y se veían muy a menudo, pero siempre a escondidas de sus papás, porque tenían miedo de que la echaran del desván.
Y la pequeña acabo con una amiga muy especial.

Mireya, 5ºB




=
LOS 9 FANTASTICOS
agujero.jpg

=
8 de Mayo. Los primeros niños que viajan al espacio son 10 y están muy ilusionados. Cuando salieron fueron a ver la Luna, pero a la vuelta se toparon con un agujero negro. La nave espacial se metió dentro del agujero, pero 9 niños pudieron escapar con los trajes espaciales. Cuando casi habían llegado a la Tierra se les acabó el oxígeno. Un poco antes de morir se les apareció una luz de muchos colores dando vueltas alrededor de los niños. De repente, la luz se hizo tan intensa que era imposible ver. Cuando la luz se fue desvaneciendo los niños se dieron cuenta de que que no les hacía falta respirar y se fueron de vuelta a la Tierra.
Cuando casi habían llegado, uno dijo:
- No podemos entrar en la atmósfera de la Tierra o nos desintegraremos.
Pero era tarde, ya estaban muy cerca y empezaron a caer en picado. Cuando llevaban un minuto cayendo, tres personas, Álvaro, Andrea, y Jesús, se dieron cuenta de que aquella luz no sólo les abía aportado lo de respirar en el espacio, sino también poderes de la naturaleza. A Álvaro los poderes de las plantas, a Ándrea los del agua y a Jesús los poderes psíquicos.
Álvaro hizo unos árboles tan altos que con las ramas lo atraparon a él y a unos cuantos amigos más.
Andrea hizo una ola tan grande que permitió a otros amigos llegar al suelo sin hacerse daño.
Y Jesús teletransportó a los 4 niños que quedaban al suelo.
En tierra firmen vieron que el amigo que entró en el agujero negro también obtuvo poderes para viajar a laTierra. Pero él recibió poderes malvados y ahora tenía dominado el mundo.
Nuestros tres protagonistas ayudaron a sus amigos a encontrar sus poderes. Uno los tenía de fuego, otro de tierra, etc.... .
Después combatieron con Adrian (el malo) y le vencieron. Después los 9 fantásticos siguieron su vida normal pero combatiendo el crimen.

Jesús, 5º B