NUESTRO CUENTO COLECTIVO
Maripi iba muy enfadada. No había derecho a lo que le estaba pasando. ¿Por qué a ella?, se preguntaba. Casi no se lo podía creer.
Pero lo que realmente era para no creerse fue lo que le ocurrió mientras cavilaba sentada en el banco del parque.
- ¡¿Un guisante?! ¡¿Un guisante que habla?!
(beateacher)
El guisante, con toda la tranquilidad del mundo, dijo:
- Hola, me llamo Gus, ¿y tú?
- Yo me llamo Maripi. - dijo un poco asombrada.
Entonces empezaron a hablar para conocerse un poco. Gracias a la charla tan interesante que Maripi tenía con Gus, ella se pudo olvidar de su antiguo problema.
- ¿Y qué problema tienes? - dijo Gus.
Y Maripi respondió...
(Mireya)
- Han tirado una bomba en mi casa y ahora está destrozada.
Gus pensó un rato y dijo:
- Te podrías venir a mi casa, pero es una lata de guisantes.
Entonces Maripi sacó un "encogedor", se disparó y se hizo tan pequeña como Gus.
Camino de la casa de Gus se encontraron un gran perro....
(Jesús)
El perro los vio y fue tras ellos. Durante la persecución, el guisante Gus encontró un escondite, y se escondieron.
Al cabo de diez minutos, fueron a casa de Gus. Allí estaba toda su familia, su padre, su madre, sus hermanos, sus tíos, etc...
Cuando Maripi entró, todos se asustaron, se creían que era una invasora. Gus le explicó a su familia lo que le había pasado a Maripi. Entonces su padre exclamó...
(Adrián)
-¡Eso no es excusa alguna! Sigue sin ser un guisante, es más, de ser grande como es en realidad seguro que nos comería crudos.
Gus intentó convencerlo, pero no había manera. Entonces, su madre también se lo pidió y él se lo pensó un poco, pero su respuesta seguía siendo no. Entonces Gus fue a dar un paseo de despedida junto a Maripi, que estaba muy triste. Entonces Maripi vio que Gus corría y cuando se dio cuenta el perro de antes estaba detrás suya...
(Andrea)
Maripi y Gus salieron corriendo. Mientras corrían, su padre estaba paseando y el perro fue directo para el padre de Gus y Maripi salió corriendo en dirección a una granja que había cerca. El perro salió corriendo tras el padre de Gus. De repente, cuando el perro se lo iba a comer, apareció Maripi con una manguera y le echó agua al perro y el perro salió corriendo. A continuación el padre le dijo Maripi:
- Te puedes quedar pero...
(Miguel)
- ... con una sola condición: a partir de hoy te alimentarás de "shuyi", que es una especie de ensalada formada por las hojas caídas de los árboles. Nada de nuestras amigas las plantas, por favor.
- Tardaré en acostumbrarme, pero lo haré. - aceptó Maripi un poco entristecida.
Se fueron a dormir a sus tiernas camitas de hojas.
A la mañana siguiente Maripi se despertó sobresaltada...
(María .C)
- ¡Ahhhhhh! - exclamó Maripi. De pronto Gus y su familia se fueron corriendo a la habitación de Maripi.
- ¿Qué te ha pasado Maripi? - dijo Gus.
- He tenido un pesadilla, era ¡horrible! - gritó la niña.
- Cuéntanosla, te sentirás más tranquila. - dijo con voz cariñosa la madre de Gus.
- De acuerdo...
Se fueron al salón y Maripi empezó a desayunar.
- Cuéntanos cómo era el sueño. - dijo la hermana de Gus.
- Pues me imaginaba cómo era la vida de un guisante desde el huerto hasta la lata y mi sueño era.....
(Inma)
- ... era, era, ¡Jo! se me ha olvidado. ¡Qué mala pata! Bueno, cuando me acuerde os lo digo.
Pasaron segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años, lustros y hasta siglos. Pero en realidad pasaron 7 minutos y Maripi seguía sin acordarse. Pasó la noche pero seguía sin acordarse. Pero al fin, de tanto pensar, Maripi se durmió y recordó su sueño.
(José María)
A la mañana siguiente se volvió a despertar sobresaltada y con un poco de miedo. Entonces Gus le preguntó qué le pasaba y Maripi respondió:
- Nada, sólo he vuelto a tener el mismo sueño.
- Pues cuéntanoslo. - respondieron todos.
- Pues,... yo estaba en....
De pronto, un gran ruido interrumpió a Maripi. Todos se asustaron un poco al principio, pero cuando se calmaron fueron a mirar a la ventana para ver qué había. Y cuando se asomaron y vieron...
(Mireya)
... vieron a un humano que venía hacia ellos corriendo. Gus se dirigía hacia él, y ella se puso delante y... ¡Pum! Al día siguiente Maripi despertó en la cama con la cabeza dolorida y un pie vendado. Todos le explicaron que cuando ella se puso delante, el pie se la llevó por delante pero, por suerte, ella quedó encasquillada en una de las rajitas de las zapatillas y sólo se hizo un esguince. Entonces, Maripi dijo:
-¿Y Gus?¿Está bien? Y la madre de Gus respondió...
(Andrea)
.....respondió muy apenada:
- Gus estaba mejor que tú...
¡Un momento! ¿Estaba?
- ¿Qué le ha pasado a mi amigo? - dijo Maripi medio llorando.
- Como iba diciendo, estaba mejor que tú. Pero el humano tenía un chicle pegado a la bota y se lo ha llevado pegado.
- Pero, ¿y no sabéis a dónde se lo ha llevado?
- Sí, el humano tenía las botas bastante rotas y destrozadas y las va a llevar a la fábrica de romper las botas, y con su material harán ruedas de coche.
- ¡Oh, no!
Entonces Maripi perdió la consciencia...
(María 5ºA)
Cuando Maripi despertó idearon un plan, en el que Maripi agrandaría, iría a la fábrica y pediría la botas.
Ya en la fábrica Maripi corrió a preguntarle a un hombre, pero éste no le hizo caso y la echó. Entonces volvió a empequeñecer e ideó otro plan...
(Beatriz)
...su plan era llamar a unos amigos suyos. Se dividirían y buscarían las botas. De repente vio unas botas. Fue corriendo y encontró un montón de ellas.¿Cuáles serían?
Empezó a buscar y buscar...
(Adela 5ºB)
... y como no las encontraron se fueron, y la madre de Gus se acordó de que, mientras ocurrió todo, ella vio que las botas del humano, eran rojas.
Entonces volvieron, ¡pero qué horror, ya no estaba el montón de botas!
Entonces miraron para una esquina y...
(Andrea 5ºB)
¡Eran ellas! Pero..¡Mala suerte! Un humano las cogió. Entonces pensó:
-Y si...
(Adela 5ºB)
-¿Y si le enviamos una carta? - opinó Maripi.
-¡Sí! Esa es muy buena idea, porque no se lo podemos decir ahora que se ha ido de aquí. - dijo el la madre del guisante.
Entonces empezaron a hacer la carta, que llegó sana y salva. Pero el hombre que las había cogido no quería darles las botas. Estaban muy tristes, pues no encontraban a su amigo.
(Andrea 5ºB)
Entonces Maripi le explicó que Gus, su amigo, estaba pegado a esas botas en un chicle. Entonces el humano respondió:
- ¡Habérmelo dicho antes!
Miró y allí estaba Gus. El humano lo cogió cuidadosamente y se lo dió.
Llegaron al sitio donde estaba su casa pero... ¡no estaba!
Maripi miró hacia delante y vió el camión de basura que se llevaba la casa de Gus y su familia. Maripi estaba cansada pero pensó que Gus la había ayudado y ahora Maripi debía ayudarlo, ya que era su amigo, y los amigos se ayudan los unos a los otros.
Entonces Maripi encontró un trozo de cuerda, miró y el camión se iba a marchar. Lanzó la cuerda y la enganchó al camión. Mientras los camioneros averiguaban qué pasaba, Maripi cogía la casa de Gus y su familia.
(Beatriz 5ºA)
Maripi consiguió ver la casa, pero cuando iba a salir, el camión arrancó y Maripi se quedó allí.
Cuando llegó al basurero, Maripi cogió la casa y salió corriendo de aquel siniestro lugar. Cuando salió vio campo y más campo. Maripi se preguntaba adónde ir. Pensó:
- El camión venía al norte, entonces...
Maripi corrió hacia el sur, porque se acordó de que Gus vivía al sur. Llegó a una gran fuente... ¡La fuente del pueblo!
(Beatriz 5ºA)
- ...¡La fuente del pueblo! - exclamó.
Se acordó de que en verano está fuente se llena zapateros, unos insectos muy tranquilos y amables.
- ¡Seguro que nos dejan hospedarnos en su hogar! - se dijo.
Cogió el "rayo reductor" y se volvió a encoger. Maripi le preguntó a los zapateros si podían quedarse un tiempo en su casa, ya que la suya había sufrido un accidente (cuando el camión de la basura frenó de golpe, la lata sufrió algunos daños y no se podía habitar). Entonces los zapateros les dijeron:
- ¿Pero cómo puede existir una niña tan pequeña? ¡Nunca había visto nada igual! - dijeron sorprendidos.
Entonces Maripi les contó su historia y los zapateros, que se compadecieron de su relato, dijeron que sí, que el tiempo que hiciera falta, pero...
(María 6ºA)
- ...pero hay un problema. Veréis, nosotros vivimos debajo del agua...
- ¡Pero si los zapateros viven en la superficie del agua! - interrumpió Maripi.
- Eso es lo que intentamos que crean los humanos, pero no es así. Esperamos poder confiaros este secreto a vosotros. ¿No se lo direis a nadie, verdad? - preguntaron los zapateros.
- No, no lo haremos, tranquilos, nunca he sido mentirosa, creedme, no lo haré, ni yo, ni Gus, ni su familia.
- Vale, os creemos, con una simple promesa bastará. Bien, como iba diciendo, nosotros vivimos debajo del agua...
- ¡Un momento! - volvió a interrumpir Maripi, - ¡si los zapateros no pueden respirar bajo el agua! ¡¿Cómo es posible?!
- Eso es lo que intentamos explicaros. - dijo un zapatero - Por cierto, no me había presentado, perdonad mis modales, me llamo Mouris, ¿y vosotros?
- Perdóname a mí también Mouris, lo que pasa es que estoy muy nerviosa con todo esto, eso es todo. Me llamo Maripi y éste es mi amigo, Gus.
- Tú tranquila, Maripi. Con todo lo que nos ha sucedido, ¿te vas a poner nerviosa ahora? Venga, tu relájate y escuchemos lo que quiere decirnos, nuestro amigo Mouris. - le dijo Gus.
- Tienes razón, Gus, tú siempre has sido muy tranquilo y eso desde el día en que nos conocimos, aún sabiendo que podría haberte comido.Pero no es momento para eso. Sigue Mouris, te escuchamos, no te interrumpiré más. Es que con lo mal que lo he pasado, ya que pensé que le podría pasar algo a Gus..., bueno, ya estoy tranquila y deseosa de escuchar lo que nos vas a decir.
- Te entiendo Maripi, yo también estaría así si me hubiera pasado todo lo que a tí. Bueno, cómo iba diciendo...
(María 6ºA)
- ..diciendo, podemos vivir bajo el agua. De hecho, para que ni otros insectos, ni los propios humanos puedan destrozar nuestro hogar, ya que hemos llegado a construir nuestra propia casa bajo el agua, nosotros no tenemos branquias, lo que tenemos es esto...
(María 6ºA)
- ...esto.
Entonces Mouris, sin saber de dónde, sacó como por arte de mágia unos trajes de buzo con sus botellas de oxígeno y todo.
- ¡Trajes de buzo! - exclamó Mouris.
- ¿Pero de dónde los habéis sacado? - preguntó extrañada Maripi.
- Veréis, nosotros salimos a la superficie no por gusto, sino porque teniendo nuestra casa bajo el agua, ¿por qué ibamos a salir a la superficie? Pues salimos por muchas cosas: salimos para poner los huevos, y así reproducirnos, otras veces montamos campeonatos de patinaje artístico, pero sólo que en el agua. Pero claro, eso en verano naturalmente, ya que en invierno nos moriríamos de frío... Hacemos muchísimas cosas y no sólo son juegos y tener herederos de nuestra especie, no. También lo hacemos para documentarnos.
- ¿Cómo que documentaros? - preguntó el padre de Gus.
- Pues que así podemos documentarnos sobre los humanos, sus culturas y demás, porque en está vida si no te documentas... mal vamos. Es por eso por lo que sabemos lo de los trajes de buzo.
- ¿Y cómo conseguisteis los trajes? Porque una cosa es saber qué son y otra muy distinta es saber obtenerlos. - preguntó Gus.
- Es una historia muy larga, pero primero bajemos a casa y después os la contaré.
- Vale, pero primero tendrás que darnos los trajes de buzo, ¿no? - preguntó la madre de Gus.
- Ups, es verdad se me olvidaba, perdonadme.
- No pasa nada. - dijo la madre de Gus.
(María 6ºA.)
- ¡Oh, no! - gritó Mouris, tan alto, que lo oyó toda la familia de Gus.
- ¡¿Qué ha pasado?! - exclamó toda la familia.
- Pues que hay un problema. - dijo Mouris con cara de apenado.
- ¿De qué se trata? - preguntaron Maripi y Gus casi a la vez.
- Veréis, tengo los trajes de buzo, pero,... no hay suficientes para todos, sois demasiados en la familia. ¿Qué podríamos hacer?
Y todos en la familia empezaban a estar muy tristes, pues no sabían qué hacer. Menos la abuela de Gus, que es muy sabia.
- Perdonad que os moleste, me llamo Marta y, aunque no lo parezca, entiendo mucho de esto y he pensado, si os gusta la idea, en hacer una burbuja de aire alrededor de las casas.
- No, si hacíamos algo parecido. Verás Marta, nosotros ponemos botellas de oxígeno alrededor de las casas para poder respirar lo necesario al menos un rato. Esa es una magnífica idea Marta.
- Gracias Mouris.
- Lo malo es que esa idea nos llevaría un tiempo Marta.
- Lo sé.
- Además he pensado en poner burbujas de aire alrededor de las plantas, para que empiecen a crear oxígeno. Pero eso si las hay.
- Y si no obtenerlas de alguna parte ¿no? - interrumpió Maripi.
- Pues sí, no es una idea tan descabellada. - Maripi elogió a Mouris.
- Gracias, Mouris. - dijo Maripi.
- Pero mientras tanto, ¿dónde vamos a estar? - preguntó Gus.
- Eso me gustaría saber a mi. - dijo Clara, que es el nombre de pila de la madre de Gus.
- Y qué tal si le preguntáis a una familia de ratones que vive no muy lejos de aquí. Los conozco desde hace mucho, y son muy simpáticos. Ellos, también saben nuestro secreto, pero sabemos que jamás lo dirán, ya que Amadeus es muy buen amigo mío. Es más, él es el que más nos ayuda a conseguir los trajes de buzo y demás, que es lo que os quería comentar abajo. Pero que no va a poder ser. Y si salgo más que los demás a la superficie es para meditar, y poder saber tanto como él. Bueno, yo ya no os entretengo más. Buena suerte y, cuando esté todo listo os avisaré. No dudéis de que así será.
- Vale, muchas gracias Mouris. - dijo Gus. - Pero, ¿dónde viven Amadeus y su familia?
- Oh, es verdad, mira que soy despistadillo, subid cuesta arriba hasta encontrar un gran manzano al lado de un parque. Justo detrás del parque hay una casa bastante vieja y abandonada. Ahí vive Mouris. De todos modos os haré un mapa para que no os liéis. (Haciendo el mapa: Una rayita por aquí, una curva por allá, un parque en la esquina superior izquierda en el fondo, un manzano, una línea más para el lado, una casa vieja y abandonada al lado)
- Y... ¡Hualá! Ya tenéis hecho el mapa, aquí tenéis.
- Muchas gracias Mouris. - dijo Maripi mientras cogía el mapa.
- Parece que está lejos, pero en realidad está aquí al lado.
- Vale Mouris. - dijo Gus.
- ¡Hasta pronto y mucha suerte! - exclamó Mouris.
- ¡Igualmente! - exclamaron todos.
Maripi cogió el "rayo reductor" y se hizo más grande. Cogió a toda la familia de guisantes, y se los llevó en la mano.
- Así tardaremos menos. - dijo Maripi. - Gus, tú mírame el mapa, por favor, que siendo tan grande el mapa apenas lo veo.
- Eso está hecho. - dijo Gus...
(María, 6º A)